ESE EJÉRCITO QUE VES.
Y así, de modestia llenos,
a los más viejos verás,
tratando de ser lo más,
y de parecer lo menos.
Poetas Muertos
INICIO

7/11/12

BOMBARDEO DE CABRA











EL GUERNICA DE LA AVIACIÓN REPUBLICANA


         Hoyhace 74 años… Cabra (Córdoba), era una apacible ciudad de la retaguardia lejana al frente hasta la mañana del 7 de noviembre de 1938. Era lunes y desde muy temprano los campesinos de los pueblos de alrededor habían acudido al mercado de abastos local a vender sus mercancías. A las siete y media se oyó el ruido de varios aviones que se acercaban a la población. Su lejanía del frente hizo pensar a los egabrenses que se trataba de aparatos nacionales que sobrevolaban la zona. La caída de la primera bomba de 200 kilos, lanzada por un Tupolev SB-2 Katiuska, a las 7.31 minutos, rompió la apacible mañana. A esa primera bomba le siguieron otras 30 que los tres aparatos de fabricación rusa al servicio del Ejército Republicano lanzaron en minutos.


Tupolev SB-2 KATIUSKA. Año 1.938 



             El alto mando republicano emprendió una contundente campaña de prensa internacional tras el bombardeo de Guernica de unos meses antes. La propaganda de Negrín ocultó el hecho y magnificó en cambio el bombardeo de la localidad vizcaína por la Legión Cóndor con similar número de víctimas.  Este había causado un número similar de víctimas, como ha demostrado el estudio realizado por el periodista Humberto Unzueta. El resultado fue un listado de 120 personas, de las que identificó únicamente a 115. Frente a ello, los dirigentes nacionales emitieron un escueto parte de guerra sobre lo ocurrido en Cabra. En él se hacía referencia exclusivamente a "un hecho criminal, ejecutado con toda premeditación, porque a esa hora sabían que las gentes salen de sus casas al trabajo".

EL ATAQUE
             El día 7 de noviembre de 1938, a las 07.31 h, tres aviones Katiuska SB-2 de fabricación soviética pero tripulados por españoles, lanzaron las primeras bombas sobre la localidad. Estos aparatos eran temidos, ya que habían realizado decenas de operaciones de castigo como esta sobre la retaguardia nacional. Fue un ataque aéreo realizado por la Aviación Republicana sobre la población cordobesa en zona de los nacionales. Se encontraba a muchos kilómetros en la retaguardia y no tenía ningún objetivo militar. Por eso los 109 muertos y 200 heridos que causó la incursión se consideran una acción de castigo que completaba la que se produjo unos días antes sobre Baena.


Croquis del recorrido de los bombarderos sobre Cabra

               El Ejército Republicano justificó la acción alegando que el servicio de información había comunicado a los cazas la existencia de una columna italiana de paso por la localidad. Los aparatos habrían bombardeado el mercado porque habrían confundido los toldos de los puestos con lonas de tiendas de campaña militares. Pero no existía tal columna italiana. La propaganda de Negrín ocultó el hecho y magnificó en cambio el bombardeo de la localidad vizcaína por la Legión Cóndor con similar número de víctimas.



CONSECUENCIAS DEL BOMBARDEO

               Los aeroplanos arrojaron 20 bombas que causaron 109 víctimas mortales, 96 en el acto y el resto como consecuencia de las heridas. Los edificios más afectados fueron los del centro de la localidad, precisamente los más próximos al mercado, sobre el que cayó directamente una bomba de 200 kilos. Los barrios más dañados fueron los habitados por obreros.

              Los muertos no fueron solamente habitantes de Cabra. El ataque directo sobre el mercado, al que acudían campesinos de los pueblos de alrededor, provocó que muchos municipios se vieran afectados por la matanza, causando la muerte a mujeres, ancianos y niños. Entre los asesinados se cuenta una docena de niños.
             Cuando los aviones republicanos se retiraron, dejaron tras de sí, más de un centenar de cadáveres; es decir, una cifra de víctimas similar a la de Guernica.
                              Noviembre de 1.938. Trasera de la                                La misma Iglesia   

                              Parroquia Mayor de la Asunción.                                   Parroquial en la  actualidad.      



LOS PILOTOS REPUBLICANOS

            La Aviación Republicana, al mando de Ignacio Hidalgo de Cisneros, mantuvo, durante los primeros meses de guerra, mayor número de aparatos en funcionamiento. Esto fue posible gracias a que la mayoría de los pilotos permaneció con la República. A partir de marzo de 1.937 la Aviación Nacional logró tener superioridad aérea.


     

       Emblema de la Aviación Republicana   
                 










Jefe de Estado Mayor de las  Fuerzas aéreas republicanas Ignacio Hidalgo de Cisneros

              El bombardeo, que coincidió en el tiempo con la derrota republicana en la batalla del Ebro, fue calificado por el Estado Mayor Nacional como una venganza ante la imposibilidad de derrotarles en el campo de batalla. En este sentido señala: ''A eso vinieron, a vengar esas derrotas del Ebro en este pueblo indefenso (...) una población tranquila, que no ha cometido más delito que ser española". La fuerza aérea republicana libró docenas de bombardeos sobre poblaciones de la retaguardia en unas operaciones que siempre obedecían a una dinámica de venganza y castigo por derrotas militares sufridas ante el enemigo.
              La más mortífera de las bombas lanzadas sobre Cabra fue la que impactó en el centro de la plaza del mercado. Allí, 36 personas murieron en el acto y otras 14 fallecieron en los días siguientes a consecuencia de las heridas. También causó, al menos, medio centenar de heridos. Otro de los objetivos que alcanzó la aviación republicana, conocida como La Gloriosa, fue el colegio de las Escolapias, en cuyo pabellón de aulas impactaron, al menos, dos proyectiles. En este caso, la suerte acompañó a las niñas, ya que, al ser antes de las 8 de la mañana, se encontraba vacío, lo que supuso que se evitara la masacre.
              Entre las víctimas se cuentan diez niños menores de 12 años, el más joven fue un bebé de tan sólo 13 meses, Mercedes Guardeño. Varias familias más sufrieron, al igual que los Guardeño, gran número de bajas. Entre ellas destacan los Median Otero y los Moreno Arroyo, que perdieron cuatro miembros cada una, incluidos niños de corta edad.

Polikarpov-102  El CHATO (Caza utilizado por la aviación republicana)

MATANZA DE CIVILES
             Pese a la campaña internacional que vendió el bombardeo de Guernica como el más cruento de toda la Guerra Civil, la aviación republicana fue la que inició, y la que más usó esa técnica de terror durante la contienda. Apenas comenzado el conflicto, y cuando los sublevados no disponían todavía de aparatos suficientes para transportar los soldados de África a la Península, entre los días 18 y 25 de julio de 1936, la aviación republicana ya había bombardeado Zaragoza, Córdoba y Sevilla.
           Durante el año 1937 disminuyeron esos ataques, pero se intensificaron durante 1938, a medida que las tropas nacionales avanzaban posiciones y las derrotas republicanas se multiplicaban. Entre enero y abril de ese año, la República realizó cerca de 50 ataques sobre civiles, causando la muerte de más de 12.000 personas, la mayoría civiles. Algunas poblaciones fueron especialmente castigadas como Toledo, bombardeada cuatro veces.
Juan E. PfIüger. - La Gaceta

MEMORIA HISTÓRICA
             Pero Cabra, no tuvo un Picasso que la pintara; ni tampoco, el mando nacional, ocupado sobre todo en ganar la guerra, utilizó propagandísticamente aquel centenar de muertos.
              Hoy, son contados los españoles que saben lo que, hace más de setenta años, sucedió en Cabra. Pero lo peor no es su ignorancia, sino el  esfuerzo consciente para que siga existiendo.
               Por ejemplo, a diferencia de Ibarreche con Guernica, Manuel Chaves, hijo de un militar franquista, no ha recordado a las víctimas, ni  tampoco ha exigido a Rusia que pida perdón por proporcionar los aparatos que realizaron aquella misión.
            Tampoco ninguno de esos propagandistas disfrazados de historiadores ha recordado que, a diferencia de Guernica, Cabra, no tenía una fábrica de armas ni estaba en la zona del frente, en medio de una ofensiva que explicara el bombardeo.
             Tampoco, a pesar de que han pasado más siete décadas, ningún pintor, ningún escritor, ningún escultor ha decidido levantar un recuerdo artístico a las víctimas del bombardeo republicano de Cabra. Tampoco, las televisiones extranjeras han aparecido por Cabra para escuchar los testimonios, reales o supuestos, de los egabrenses.
             Tampoco, se ha proyectado en ninguna cadena, un documental que recuerde aquel acto de barbarie carente de justificación militar.
            Mucho menos se ha execrado al doctor Negrín, socialista y primer ministro, que entonces sujetaba las riendas del bando frentepopulista.
            Ni siquiera, a pesar de haber nacido en Cabra, la antigua Ministra de Cultura, Carmen Calvo, ha recordado a aquellas víctimas, a muchos de cuyos descendientes debe, sin duda alguna, de conocer.
César Vidal.


 Debido al comentario de este señor,  y por su extensión, me he visto obligado a añadir lo siguiente:


           Sr. D. Carlos Gabitones, agradezco se identifique para disentir sobre estos temas en los que en absoluto estamos de acuerdo. He retrasado mi contestación, porque he querido cerciorarme históricamente sobre los temas que nos ocupan, a través de historiadores e investigadores de reconocido prestigio, que además, son oriundos de las ciudades de Cabra y Baena. Uno de ellos, el Profesor de la Universidad de Sevilla D. Julio R. Fernández García, expuso su artículo "Los bombardeos de Baena y Cabra de otoño de 1938" publicado en ARES, en la Fundación Centro de Documentación “Juan Alfonso de Baena” Baena (Córdoba). 

Tras dirigirme a él, me dice lo siguiente:

      Los bombardeos de Cabra y Guernica aunque distintos, tienen un balance de víctimas similar.  En el caso de Guernica el objetivo militar está claro, en el caso de Cabra no.

       Los datos de víctimas del bombardeo de Guernica han sido exagerados hasta la extenuación, y siguen siéndolo. En cambio las victimas de Cabra habían sido olvidadas por todos. La situación cambió a raíz de la conferencia que Antonio Arrabal Maíz dio en Cabra con motivo del 70 aniversario. Con posterioridad en 2.012 se publicó un libro de Arrabal sobre el bombardeo de Cabra, y el artículo de Julio R. Fernández García "Los bombardeos de Baena y Cabra de otoño de 1938" publicado en ARES.

ENLACE:



        Guernica ha sido un bombardeo de referencia para la propaganda republicana, que sorprendentemente ha ignorado otros bombardeos con más víctimas como el bombardeo nacional sobre Jaén (con 155 muertos) del día 1 de abril de 1.937, que fue realizado en represalia del bombardeo republicano de ese mismo día sobre los hospitales de Córdoba y que causó más de cuarenta muertos (puede que 47) y 127 heridos, provocando una saca de 127 presos que fueron fusilados en las tapias del cementerio de Mancha Real.

      La investigación histórica se puede enfocar de muchas formas, una de ellas es estudiar con detalle un bombardeo (como el de Cabra) otra es hacer un análisis comparado o realizar un estudio general, pero es el historiador quien decide libremente como enfocar su estudio. Hubo muchos bombardeos durante la guerra civil y no debe ser un problema el sacar a la luz bombardeos distintos del de Guernica, máxime si fueron episodios muy graves que hasta ahora había pasado desapercibidos. 

A continuación yo añado otros datos:

         En cuanto a los bombardeos que usted dice “indiscriminados” de la Legión Cóndor sobre la ciudad de Gijón en el año 1.937, y que afirma se encontraba en retaguardia. Le diré que esta ciudad fue tomada por las Fuerzas Nacionales en septiembre de ese año, y no se encontraba precisamente en retaguardia (a día de hoy, me lo ha podido confirmar un longevo combatiente en dicha guerra –asturiano- que convivió con las Tropas Nacionales que tomaron esa ciudad). Los primeros ataques de la Legión Cóndor se produjeron a finales de agosto de 1,937 sobre los puertos de Gijón y Avilés, para impedir que las Tropas republicanas allí ubicadas recibieran ayuda, o en última instancia pudieran escapar.

       El bombardeo de Guernica, no pudo durar más de tres horas ininterrumpidas. El historiador británico Herberth Southworth da el dato por cierto cuando es sabido que los aparatos germanos de la época no tenían tanta autonomía de vuelo. El tiempo máximo de permanencia en el aire de los cazas de acompañamiento era inferior a las dos horas y media, ya que los bombarderos Junkers no les daba tiempo material de bombardear Guernica, volver a Burgos, recargar y regresar a la villa en menos de tres horas. Todo indica que duró apenas unos minutos. Corresponsales anglosajones tergiversaron los hechos.



Francisco Javier de la Uz Jiménez

9 comentarios:

Gonzalo Rodríguez-Colubi Balmaseda dijo...

Pues, si no llegas a meter un plano, diría que es Guernica.

Eduardo Zamora Torres dijo...

Magnífico y breve estudio sobre este episodio cobarde y criminal. Sigo sin entender, que la mayoría de los españoles de hoy desconozcan este episodio. El escritor Calvo Poyato, y su hermana Carmen, ministra de Cultura socialista, no han dicho ni comentado absolutamente nada de esto. Incluso muchos habitantes de Cabra, desconocen este suceso. Desde luego no tuvo su Picasso de turno. Enhorabuena Javier por este articulo.

José Antonio dijo...

En busca de detalles, he entrado en la hemeroteca de ABC de Sevilla. La primera noticia sobre el bombardeo, aparece en el número del día 09-11-1938; en éste aparece una relación numérica de muertos (99). En párrafo aparte, se da a conocer la identidad de uno de los muertos, el Tte. de Regulares de Ceuta, Enrique Mantilla, que había llegado en la noche anterior procedente del frente del Ebro, con licencia para visitar a su madre; y en casa de ella resultó mortalmente herido por causa del bombardeo.

En el número del siguiente día, 10, aparece una relación nominal de víctimas mortales; en la cual se incluyen al Sargento ® de la Guardia Civil, José Borjas Mesa, 1 cabo y 9 soldados y 3 prisioneros de guerra (dos de los cuales ya habían tramitado su incorporación voluntaria al Ejército nacional.

Javier de la Uz dijo...

Como siempre, la propaganda del Frente Popular miente al decir que allí se encontraban tropas Italianas. Estas estuvieron meses antes para la toma de Málaga. La 34 División del Ejército Nacional, llega meses más tarde donde monta su Cuartel General.

Ha habido muchos más muertos de los oficialmente contados, al no poder ser identificados por estar sus miembros esparcidos y no reconocibles. Hubo 6 enterrados muy pobres y muchos ABORTOS debidos a esos bombardeos. Además, posteriormente se llegó a calcular entre 200 y 400 heridos.
Antonio M. Arrabal Maíz, en su libro: EL BOMBARDEO DE CABRA. El Guernica de la Subbética.

En este Blog, se hace el siguiente comentario:
http://bombardeocabra7denoviembrede1938.blogspot.com.es/

Soy nieto de JOSE ROVIRA GONZALEZ, que fue vilmente asesinado en el bombardeo de Cabra. Por la aviación republicana el 7 de noviembre de 1938, ese mismo día su hijo, ósea mi padre también sufrió graves heridas a la corta edad de siete años. Cada año, cuando pasamos junto a lo que fue el mercado de abastos, se le saltan las lágrimas...Qué pena!!ABUELO, no haberte conocido... eso sí, los grandes valores que dejaste en tu A.D.N.todavia perduran en tus bisnietos.

Carlos Gabitones dijo...

No sé si la explicación de la aviación republicana es cierta o no, pero dado que ustedes quieren comparar, comparemos. Están presentando prácticamente el único caso que, de obviar las explicaciones del ejército republicano, puede considerarse bombardeo "terrorista" sobre población civil. Que sea excepcional cualquiera lo tomaría un indicio de que, efectivamente, pudiera ser que creían estar atacando un objetivo militar.

Ustedes prefieren suponer que no fue un error sino un castigo a la población civil que, por alguna extraña razón que no alcanzo a entender, el mando republicano ordenó sobre un pueblo sin ningún tipo de simbolismo, entidad, ni importancia estratégica.

Pero como estábamos comparando, ustedes parece que quieren olvidarse de que, en la zona republicana pocas ciudades de retaguardia se libraron de los bombardeos indiscriminados de la Legión Cóndor o de los italianos. No está sólo el caso de Guernica. Mi misma ciudad, Gijón, fue bombardeada en muchas ocasiones. Los bombardeos aéreos sobre el centro de la ciudad llegaron a ser diarios en 1937 a pesar de ser retaguardia.

Comparar Gernica, donde 50 aviones (30 de ellos bombarderos)arrasaron la ciudad durante más de tres horas con un bombardeo efectuado de una pasada por tres aviones no parece muy lógico. Las consecuencias pudieron ser igualmente desastrosas en términos de muertos probablemente porque Guernica tenía un sistema de alarma y de refugios, pero las intenciones criminales de un bando y otro no parecen las mismas.

José Antonio dijo...

Considero como muy importante la aportación que realiza la persona que firma su comentario que antecede, como Carlos Gabitones. Pero creo que en nuestros días quedan poco interesantes y esclarecedoras las discusiones individuales con respecto a los bombardeos sobre poblaciones civiles españolas efectuados durante el transcurso de la Guerra Civil 1936-39; en el ámbito de internet puede ser encontrada la más amplia y variada información al respecto, y a ella remitiría yo a los lectores interesados en el tema.

Como improvisada aportación mía, digo que tal guerra civil fue planificada, organizada y en gran parte dirigida por los agentes ejecutivos del imperialismo globalizador actuante en el ámbito mundial desde hacía ya más de dos siglos; así, los dos bandos españoles beligerantes fueron forzados instrumentos creados, sostenidos y hasta empujados por las llamadas democracias (incluida la URSS) o por los gobiernos socialistas de Alemania e Italia. Vaya como prueba de ello, esto:

“Hasta el embajador de la Alemania nazi ante Franco, Eberhard von Stohrer se preocupó del impacto negativo que para Alemania y para Italia estaban teniendo las reacciones de rechazo a los bombardeos, y así lo reflejó en su informe:

Estoy convencido de que después de la guerra, tanto en España como en el extranjero, se nos criticará duramente tanto a los italianos como a nosotros, tomando como tema el hecho, bien entendido, de que no habrán sido los aviones españoles los que han destruido sus propias ciudades mediante bombardeos, sino los aviones aliados, italianos y alemanes”.

Y termino, por ahora, diciendo que yo mismo, cuando tenía muy pocos meses, fui superviviente de un bombardeo republicano efectuado sobre la ciudad de Valladolid, en donde había nacido accidentalmente, pues mis padres eran desplazados de guerra y caritativamente fueron alojados en una casa particular cuya dueña, más por caridad que por necesidad económica, les alquiló dos habitaciones.

Rafael molina carrasco dijo...

En España, los Españoles ,desconocen casi todo, porque e n nuestro Pais,no se lee,nada mas que los programas de la T.V, el Marca y poco más, ni aun teniendo ,como tenemos INTERNET, la mayoria no les gusta la Historia, y estas son las consecuencia de todo lo que nos pasa, Un abrazo

Sergei L. Brandoni dijo...

El problema de valorar la intencionalidad de los bombardeos sobre poblaciones basándose en opiniones personales es que siempre se hace desde un punto de partida ideologizado. Todos los bombardeos sobre población civil son criminales según cualuier tratado o acuerdo internacional, y no creo que debamos pesar en una balanza los muertos que provocaron unos y otros, si no tratar de entender que desórdenes internos y qué presiones externas motivaron la guerra civil. Eso es precisamente lo que nos falta a todos.

puertasdelcampo dijo...

Cuando quedan 19 años para cumplirse el siglo de aquella guerra que enfrentó a los españoles, todavía hay quién manipula la historia... El tema de Cabra me duele pues es el pueblo de mis antepasados y vivieron el bombardero: no eran soldados sino menores que iban al mercado a comprar las escasas mercancías que se encontraban a la venta. Los toldos de los puestos del mercado no eran tiendas de campaña (por muy tontos que sean los mandos, se acampa a las afueras no en las callejuelas) De Cabra se conoce cuando Gila (me lo han contado; en aquellos tiempos no había "emilios" ni "guasas"... persiste el boca a boca) dijo aquello de "habitantes de Cabra son cabritos". Pero gracias a internet cada vez sabemos más; inclusive, que el cuadro de Picasso no era un homenaje a Guernica, era un cuadro contra la barbarie de la guerra, pero como venía al caso, pues aprovecharon el evento y la correspondiente propaganda.