ESE EJÉRCITO QUE VES.
Y así, de modestia llenos,
a los más viejos verás,
tratando de ser lo más,
y de parecer lo menos.
Poetas Muertos
INICIO

7/11/12

EL ODIO MARXISTA



         De www.tradiciondigital.es



ASESINADOS POR LOS SOCIALISTAS, COMUNISTAS Y ANARQUISTAS GUIADOS POR SU ODIO A CRISTO Y A LOS CRISTIANOS.
6 de noviembre: Conmemoración de los mártires asesinados por los rojos durante la Cruzada

Hoy día 6 de noviembre es sin duda una fecha incómoda para nuestra Iglesia católica postconciliar y políticamente correcta. Es difícil compatibilizar sensibilidades como la de don Antonio Ángel Algora, Obispo de Ciudad Real, que ha ordenado retirar el estandarte de la División Azul de la semana santa de su diócesis o como la de tantos otros sacerdotes y obispos que atienden diligentemente las peticiones de organizaciones comunistas para retirar las placas de homenaje a caídos de sus parroquias por Dios y por España con la fecha que hoy conmemora la Iglesia.

Porque, y a pesar de los cambios cosméticos de la denominación del martirio (mártires del siglo XX según la denominación oficial, para no herir la susceptibilidad de los asesinos y sus herederos ideológicos; el siglo XX al parecer asesinó a los católicos), hoy se conmemora el asesinato por odio a la Fe de 498 mártires españoles, durante la Cruzada, por bandas de socialistas, comunistas, anarquistas y otros grupos de criminales de izquierda.
Tradición Digital rinde este pequeño homenaje a los mártires de la Cruzada y pide a sus lectores que les recen para que por su intercesión nuestra Patria quede libre de la plaga liberal, marxista, mundialista y separatista que la aflije.
Los mártires beatificados cuya conmemoración se celebra esta fecha son:
Lucas de San José Tristany Pujol, presbítero profeso de la Orden de los Hermanos Descalzos de la Bienaventurada Virgen María del Monte Carmelo; Leonardo José Aragonés Mateu, religioso profeso del instituto de los Hermanos de las Escuelas Cristianas; Apolonia Lizárraga del Santísimo Sacramento, religiosa profesa y superiora general de la congregación de las Carmelitas de la Caridad, y 61 compañeros y compañeras; Bernardo Fábrega Julià, religioso profeso del instituto de los Hermanos Maristas de las Escuelas; Víctor Chumillas Fernández, presbítero profeso de la Orden de los Hermanos Menores, y 21 compañeros de la misma Orden; Antero Mateo García, padre de familia, de la Tercera Orden de Santo Domingo, y 11 compañeros de la Segunda y de la Tercera Orden de Santo Domingo; Cruz Laplana y Laguna, obispo de Cuenca, y Fernando Español Berdié, presbítero; Narciso de Esténaga Echevarría, obispo de Ciudad Real, y 10 compañeros; Liberio González Nombela, presbítero, y 12 compañeros del clero de la archidiócesis de Toledo; Eusebio del Niño Jesús Fernández Arenillas, presbítero profeso de la Orden de los Hermanos Descalzos de la Bienaventurada Virgen María del Monte Carmelo, y 15 compañeros de la misma Orden; Félix Echevarría Gorostiaga, presbítero profeso de la Orden de los Hermanos Menores, y 6 compañeros de la misma Orden; Teodosio Rafael, religioso profeso del instituto de los Hermanos de las Escuelas Cristianas, y 3 compañeros del mismo instituto; Buenaventura García Paredes, presbítero profeso de la Orden de los Hermanos Predicadores; Miguel Léibar Garay, presbítero profeso de la Compañía de María, y 40 compañeros; Simón Reynés Solivellas y 5 compañeros, profesos de la congregación de Misioneros de los Sagrados Corazones de Jesús y de María y de la congregación de las Hermanas Franciscanas Hijas de la Misericordia, y Prudencia Canyelles i Ginestá, laica; Celestino José Alonso Villar y 9 compañeros, de la Orden de los Hermanos Predicadores; Ángel María Prat Hostench y 16 compañeros, de la Orden de los Hermanos de la Bienaventurada Virgen María del Monte Carmelo; Enrique Sáiz Aparicio y 62 compañeros, de la Sociedad Salesiana de San Juan Bosco; Mariano de San José Altolaguirre y Altolaguirre y 9 compañeros, de la Orden de la Santísima Trinidad; Eufrasio del Niño Jesús Barredo Fernández, presbítero profeso de la Orden de los Hermanos Descalzos de la Bienaventurada Virgen María del Monte Carmelo; Laurentino Alonso Fuente, Virgilio Lacunza Unzu y 44 compañeros, del Instituto de los Hermanos Maristas de las Escuelas; Enrique Izquierdo Palacios, presbítero, y 13 compañeros, de la Orden de los Hermanos Predicadores; Ovidio Bertrán Anucibay Letona, Hermenegildo Lorenzo Sáez Manzanares, Luciano Pablo García García, Estanislao Víctor Corsero Fernández y Lorenzo Santiago Martínez de la Pera y Álava, religiosos profesos del instituto de los Hermanos de las Escuelas Cristianas, y José María Cánovas Martínez, presbítero diocesano; María del Carmen, Rosa y Magdalena Fradera Ferragutcasas, hermanas profesas de la congregación de las Hijas del Santísimo e Inmaculado Corazón de María; Avelino Rodríguez Alonso, presbítero profeso de la Orden de los Hermanos de San Agustín, y 97 compañeros de la misma Orden, más 6 compañeros del clero diocesano; Manuela del Corazón de Jesús Arriola Uranga y 22 compañeras, de la congregación de las Siervas Adoratrices del Santísimo Sacramento y de la Caridad.

 CAÍDOS POR DIOS Y POR ESPAÑA ¡¡¡PRESENTES!!!

                                                           Gonzalo Rodríguez-Colubi Balmaseda

                                                             


2 comentarios:

Javier de la Uz dijo...

Día 6 de noviembre: la Iglesia española celebra el día de los mártires españoles del siglo XX. ¡Cuánta delicadeza la de la Iglesia, muy superior a la mía! Porque, que yo sepa, el 99% de mártires por la fe en España corresponde a los católicos asesinados por los republicanos, sobre todo por militantes socialistas, comunistas y anarquistas guiados por su odio a Cristo y a los cristianos.
Pero se pretende no herir la susceptibilidad de la izquierda heredera de los homicidas. Y no me parece mal, mientras quede claro que durante la democrática II República y durante la posterior Guerra Civil se asesinó a miles de personas por el delito de ser católicos, como fue el caso del primer beato cubano, fray José López Piteira, asesinado en Paracuellos del Jarama precisamente cuando este miércoles se conmemorará el septuagésimo sexto aniversario de aquellos sucesos.
La izquierda no ha aceptado nunca su participación en la matanza. Y mientras no la acepte, no habrá reconciliación nacional. ZP afianzó el guerracivilismo y bajo el PP el espíritu de la Guerra Civil seguirá presente. Y seguirá mientras se continúe falsificando la realidad.
Eulogio López

José Antonio dijo...

Han pasado tres cuartos de siglo, desde aquellos hechos de incalificable genocidio cometidos contra el pueblo español. La responsabilidad oficial por aquellos hechos recayó sobre envilecidos individuos españoles corrompidos por su afán de medrar en la política antinacional como servidores del entonces recién traído sistema republicano; pero aquellos individuos españoles responsables de aquel genocidio eran simples sicarios marionetas en poder de los criminales agentes extranjeros gestores de la enloquecida política globalizadora que llevaba dos siglos imponiendo sus guerras por todo el planeta y que también había planificado, organizado y alimentaba la llamada Guerra Civil 1936-39, al tiempo que la misma enloquecida globalizadora estaba haciendo lo propio para desencadenar la II Guerra Mundial 1939-45.

Como es sabido, el pueblo español ganó aquella guerra civil y durante casi cuarenta años pudo sostenerse en un régimen de gobierno nacional, libre de la dominante injerencia de la enloquecida política globalizadora. Durante esos cuarenta años, el pueblo español curó sus heridas, olvidó agravios y rencores internos y mediante el trabajo conjunto de todo el pueblo, bajo la dirección de su Jefe de Estado Francisco Franco, alcanzó las mayores cotas de bienestar y justicia social que se hayan conocido en toda nuestra historia nacional. En 1975, cuando Franco fallece anciano, los españoles, o habían olvidado caritativamente ya aquellos genocidios de los años treinta o simplemente los desconocían; en manera alguna se usaban tales hechos para combatirse unos españoles contra otros.

Como también es sabido, al producirse el fallecimiento del Jefe del Estado Francisco Franco, quienes le heredan y relevan no fueron capaces de mantener el régimen de gobierno nacional, y se entregaron serviles a los dictados de la enloquecida política globalizadora. Algunos de cuyos resultados actuales son:

- Los individuos españoles responsables de aquellos genocidios, son ensalzados por los políticos antinacionales que nos gobiernan, y calles y plazas públicas reciben nombres de genocidas gobernantes verdugos.

- Las víctimas de aquellos genocidios, son repudiadas por los políticos antinacionales que nos gobiernan.

- Y los españoles actuales hemos de defender la verdad histórica y el futuro histórico de España, teniendo que aprender cuanto ocurrió en los años treinta del pasado siglo.

José Antonio Chamorro Manzano
XVI Promoción AGM