ESE EJÉRCITO QUE VES.
Y así, de modestia llenos,
a los más viejos verás,
tratando de ser lo más,
y de parecer lo menos.
Poetas Muertos
INICIO

3/1/14

EJEMPLO DE VALORES CRISTIANOS Y MILITARES






En Noviembre de 1957 un hombre hecho de otra pasta, el Teniente Ortiz de Zárate, se tiró desde el cielo y volvió a él.


El padre Cabrera, capellán de aquellos hombres de Ifni, encontró entre las pertenencias del heroico Teniente, esta oración. Un toque de llamada a los valores de la milicia y el cristianismo.




Poco tiempo después de la entrega de su vida a España, en julio de 1960, se creó la III Bandera Paracaidista dándole, en su honor, el nombre de Bandera Ortiz de Zárate.


                                                               Gonzalo Rodríguez-Colubi Balmaseda

1 comentario:

José Antonio dijo...

Gonzalo, mi Coronel: Si ayer esta emblemática fortaleza (Cajón de Sastre), defensora de la Verdad de España y, en especial, la de su Historia militar, se engalanaba con un sentido homenaje a la gloriosa figura histórica del General Millán-Astray, homenaje promovido por el Tte. Col. F. Á. Cañete; hoy, has sido tú el promotor de otro mismo engalanamiento, rindiendo sentido homenaje recordatorio al heroico Teniente Ortiz de Zárate, caído honrosa y ejemplarmente en la natural reacción defensiva contra la bélica agresión efectuada contra las Fuerzas españolas de guarnición en Ifni, en 1957. Y pones de manifiesto los dos pilares fundamentales que justificaban la entrega absoluta, en cuerpo y alma, a los más peligrosos azares castrenses, del Tte. Ortiz de Zárate. –Dios y España–. Que son los mismos pilares que desde siempre han sostenido a los soldados españoles en su acción civilizadora por el mundo entero y en la defensa nacional, y hasta en sus más arriesgados ejercicios de instrucción específica.

Los referidos hechos tuvieron lugar cuando yo era cadete de primer curso en la AGM; allí los vivíamos con la sobreintensidad propia de conocer a algunos de los protagonistas, incluso había un buen número de cadetes que tenían allí familiares y amigos, y que recibían sus cartas con noticias relativas a curiosidades de la vida de campaña y tranquilizadoras.

El tema es muy extenso y no me atrevo a abundar aquí más en él; en páginas antiguas del blog ya quedaron recogidos algunos trabajos sobre aquel conflicto, y además considero que los lectores saben muy bien dónde y cómo ampliar o refrescar sus conocimientos al respecto. Por ello, me limito a declarar mi admiración por la ejemplaridad de la actitud serena y responsable del Tte. Ortiz de Zárate, que era perfecto conocedor de que los mayores peligros habría de asumirlos él, como jefe de la sección.

Y muchas gracias, Gonzalo,

José Antonio Chamorro Manzano
XVI Promoción A G M